Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2017

Lo mejor del fútbol...

Imagen
Debo confesar que a mi edad ya estoy en condiciones de opinar con conocimiento de causa de este mal llamado deporte (desde hace unos pocos de años), ya que de esto tiene más bien poco al haberse convertido en un negocio en el que los únicos que pagamos somos los tontos de los aficionados.

Los protagonistas del fútbol son los aficionados, los periodistas, los directivos, los futbolistas y los árbitros.

Al menos, los principales protagonistas de este espectáculo.

Los aficionados somos los más tontorrones de todos, no ganamos nada y cuando nos ponemos la camiseta de nuestro equipo favorito, perdemos el sentido de la imparcialidad y lo que le pasa a nuestro equipo es siempre por culpa de alguien y no porque seamos malos o tengamos un mal día o cualquier motivo que puede repercutir a favor o en contra de los jugadores.

El cristal por donde miramos siempre es del color de la camiseta de nuestro equipo, y como esto está montado así pues nada a pagar y a ver el circo. 

Estoy generalizando, ojo.

Los…

Maestras con hiyab

Imagen
"De aquí a un par de años –si es que no ha ocurrido ya– saldrá de las facultades españolas una promoción de jóvenes graduadas en Educación Infantil y Primaria, entre las que algunas llevarán –lo usan ahora, como estudiantes– el pañuelo musulmán llamado hiyab: esa prenda que, según los preceptos del Islam ortodoxo, oculta el cabello de la mujer a fin de preservar su recato, impidiendo que una exhibición excesiva de encantos físicos despierte la lujuria de los hombres.Ese próximo acontecimiento socioeducativo, tan ejemplarmente multicultural, significa que en poco tiempo esas profesoras con la cabeza cubierta estarán dando clase a niños pequeños de ambos sexos. También a niños no musulmanes, y eso en colegios públicos, pagados por ustedes y yo. O sea, que esas profesoras estarán mostrándose ante sus alumnos, con deliberada naturalidad, llevando en la cabeza un símbolo inequívoco de sumisión y de opresión del hombre sobre la mujer –y no me digan que es un acto de libertad, porque me…