Guardiola, Piqué, Xavi y los presos políticos.



Antes de que se recuente el voto en Catalunya , quiero dedicar unas lineas  a estos tres grandes jugadores, bueno, dos grandes y uno regularcillo (Piqué).

Aunque con los pies han sido excelentes trabajadores, con la cabeza, la verdad, es que están escasillos de conocimientos y rellenos de incultura general.

Mientras que otros compañeros suyos y de otras profesiones que generan admiradores en el pueblo, han optado por declarar sus ideas en sus círculos íntimos o simplemente se las han guardado en su interior, estos tres analfabetos, se permiten ir por radios y televisiones con la frase de que es una vergüenza que en un país como España haya presos políticos.

Pero hombre, que os están escuchando niños pequeños y personas que como consecuencia de que son vuestros seguidores acérrimos os van a creer y ya vais a crear un confusionismo entre la gente.

Os explico. Cuando alguien traspasa la linea de la Ley y la incumple o se cachondea de ella, suele llegar la justicia. 

La Constitución (votada y aprobada en España con un altísimo porcentaje en vuestro país pequeñito) es la Ley de Leyes y por tanto, la tiene que cumplir todo Dios.

Cuando cuatro degenerados, se cagan en ella y además alardean de hacerlo, no hay más remedio que aplicarles la Ley y ya está. Por el hecho de que yo sea amiguito de esos becerros, o de que a mi hermana le quiten un puesto de trabajo creado saltándose la Constitución, no me permite despotricar injustamente con lacitos y cosas de estas que no se llevan ya ni en el mango de los paraguas.

Olvidaros ya de hacer el tonto, agradecer todo lo que os ha dado a vosotros en concreto el pueblo español, y no pretendáis dar clases de moralidad, ética o democracia desde vuestros pedestales millonarios, generados a base de dar cuatro patadas a un balón, y dar vuestras opiniones sabiendo que al pueblo al que os dirigís es realmente demócrata porque si lo hicierais en donde estáis ahora algunos, entonces, si que ibais a saber lo que es ser presos políticos y no políticos presos como los que están aquí.

Para terminar, decepcionado por vuestra actitud y esperando que leáis un poquito más con el fin de no hacer tantos ridículos, que seáis muy felices y que tengáis mucha salud.

Lo de força al canut no os hace falta.

Para alegraros un poco esa pena tan gorda que tenéis aquí va un cuento para los tres:

"Erase una vez un tito tan tonto, tan tonto, tan tonto, que proclamó una República y al día siguiente pidió asilo en una Monarquía.
Fin."



Comentarios

  1. Paco, quiero hablar contigo sobre recuerdos de Santa Marina. Por favor, dime cómo podemos quedar. Mi correo lorenzojblanco@gmail.com.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

De vez en cuando la vida...

Gracias