Lo mejor del fútbol...

Debo confesar que a mi edad ya estoy en condiciones de opinar con conocimiento de causa de este mal llamado deporte (desde hace unos pocos de años), ya que de esto tiene más bien poco al haberse convertido en un negocio en el que los únicos que pagamos somos los tontos de los aficionados.

Los protagonistas del fútbol son los aficionados, los periodistas, los directivos, los futbolistas y los árbitros.

Al menos, los principales protagonistas de este espectáculo.

Los aficionados somos los más tontorrones de todos, no ganamos nada y cuando nos ponemos la camiseta de nuestro equipo favorito, perdemos el sentido de la imparcialidad y lo que le pasa a nuestro equipo es siempre por culpa de alguien y no porque seamos malos o tengamos un mal día o cualquier motivo que puede repercutir a favor o en contra de los jugadores.

El cristal por donde miramos siempre es del color de la camiseta de nuestro equipo, y como esto está montado así pues nada a pagar y a ver el circo. 

Estoy generalizando, ojo.

Los periodistas hay que echarles de comer aparte. Veamos, aparte de periodistas (algunos, otros no tienen el titulo) son aficionados como tú y como yo, y por tanto sus opiniones son siempre para un lado y tienen la misma venda que los forofos. Pero, como todavía no han entendido que ellos tienen que informar y nada más, pues eso, que se convierten en los altavoces de la gente forofa que al final llegan a comulgar con la opinión del cronista de turno.

Tienen una desventaja con respecto a los antiguos locutores de radio ya que lo que decían aquellos, la gente se lo tenia que creer por cojones porque nadie veía el evento, ahora, algunos ven y comparan (los forofos da igual, ven lo que les interesa) y si es una persona normal, pues eso, que no se cree lo que dice el tío ni borracho. Los mitos por tanto, son más discutidos.

Los directivos, pues ya sabemos todos lo que hay. Poltrona va, poltrona viene y a joder al fútbol porque la mayoría no saben de esto. No merecen más comentarios.

Y llegamos a los futbolistas. Madre mía como se ha degradado esto de ponerse pantalones cortos y salir no a jugar, sino a dos cosas fundamentales. A engañar al árbitro y a joder a sus compañeros de profesión porque llevan camisetas distintas.

Lo peor de todo es que los niños hacen ya exactamente lo mismo que sus mayores. El otro día vi un partido de infantiles y es que lo clavan.

Gestos de haber sido golpeados, que ni de coña se lo cree el niño, pidiendo tarjetas para los contrarios, diciendo que le han dado un codazo en la cara y golpeando el suelo con la mano pidiendo que llegue la ambulancia para levantarse tan tranquilo después de pedir la expulsión del contrario, y bueno ya sabéis, esto, lo otro.... en fin.

Os voy a contar una cosa. Hubo un tiempo en que los futbolistas tiraban el penalty pitado por el árbitro fuera a conciencia porque sabían que no había sido tal. Os lo juro.

Y llegamos a lo mejor del futbol con diferencia. Con sus errores de medio centímetro o de apreciación en décimas de segundo de lo que hace el tramposo de turno, y que es comentada al día siguiente por los "periolistos" de turno, siete alrededor de una mesa y sin que ninguno de ellos se ponga de acuerdo en tres horas con diecisiete mil repeticiones desde todos los ángulos posibles y para decir como mucho que se ha equivocada porque el dedo indice del defensa estaba adelantado.

El otro, el de negro.,tiene que decidirlo en un instante y con un solo angulo de visión.

Y digo una cosa más, los jueces de linea de la Liga española son la rehostia. Se equivocan muy poquitas veces en los fueras de juego, cuando es mucho más difícil de lo que cualquier aficionado, directivo, periodista o futbolista se puede imaginar.

Se equivocan, es cierto, pero no les interesa hacerlo, son el centro de las miradas de todos, y estoy seguro de que no juzgan ninguna acción a sabiendas de su error.

Es cierto que muchas veces nos exaltamos y llegamos a decir que quieren perjudicar a este y a otro, 

Pero eso nos pasa por el color del cristal con el que vemos el partido. 

Nada más.

Con diferencia los de negro, o de cualquier otro color, son los mejores y más nobles de este deporte.

Aunque no lo parezca.




Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Viva España!

Ya sólo me queda uno

Barcelonistas forofos