Un amigo en peligro

Cuando uno llega a estas edades va reduciendo todos sus círculos y el de la amistad quizás sea el que más lo hace.

Tengo pocos amigos, es cierto, pero vaya amigos, lo mejor de cada casa como diría mi admirado Serrat.

Lógicamente me gusta que lo mejor de lo mejor les pase a ellos, más que a mi, fíjate.

Esta mañana he estado con uno de casi siempre. Uno de esos que me eché hace mucho tiempo y que como he dicho antes es de los pocos que persisten en aguantarme como amigo.

Está jodido, muy jodido, pero su cara no demuestra nada de lo que le pasa.

La verdad es que no recuerdo haberlo visto nunca enfadado, o por lo menos lo que yo entiendo por estar con el ceño fruncido cada dos por tres, como me pasa a mí de vez en cuando.

Desde que me enteré de lo que le pasaba, estoy triste, cabreado, rabioso. Ayer cuando lo vi por segunda vez desde que me enteré, he vuelto a sentir lo que es una persona diferente, increíble, mi amigo.

Aquel que aprendió a programar en sus viajes del metro de Madrid y que tiene una mente prodigiosa para captar siempre a la primera lo que necesitas para tu trabajo.

Siempre dispuesto a echar una mano, una buena mano, y siempre con el mismo talante.  

¡Qué envidia!

Si había que ir a Valencia , pues se iba y nos echábamos una risa cuando pensábamos que menudo atracón de kilómetros en jornada completa, para no ganar ni un duro. Qué más daba, todo valía la pena por los ratos que se echaban. Y nada, no pasaba nada.

Un amigo de los de verdad, sin pedir nunca nada a cambio. Siempre a tu lado cuando se lo pedías y con la seguridad de que no te va a abandonar jamás.

Y ahora, nos necesita más que nunca a los demás y yo estoy dispuesto a hacerlo. 

Así, que ya sabes, desde aquí te ofrezco mi cariño y mi amistad para lo que te salga de los cojones, para que todo sea lo mejor para ti, y desde este sitio te repito de palabra, lo que ves en mis ojos cuando nos vemos.

Amigo, aquí me tienes, cada minuto, cada momento, todo el tiempo que quieras, para lo que quieras.

Para empezar aquí te dejo estos nueve minutos de disfrute, para que te olvides durante este tiempo de todo y solo pienses en la belleza de la música.


Hasta luego.......




Comentarios

  1. La vida suele ser dura, pero, pero tiene momentos muy entrañables. Saludos desde Cordoba. Le deseo lo mejor a tu amigo.

    ResponderEliminar
  2. Vamos entrando en edades complicadas, y en esos momentos, jodidos y crueles, .los amigos y la familia son lo unico que nos puede quedar cuando nos toque pasarlo mal. La familia en principio es tuya y ha de estar cerca pero a veces los amigos solo lo son para lo divertido. Pero gente como tu, Paco, a los que te tienen cerca, es un tesoro.
    Un abrazo desde lejos y mi deseo dde que tu amigo se ponga bien y tu vuelvas a sonreir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si amigo, ya estamos en edades muy complicadas. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

¡Viva España!

Ya sólo me queda uno

De vez en cuando la vida...