Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2016

Ya sólo me queda uno

Imagen
Recuerdo mi habitación con el póster gigante de mi ídolo. De Johan Cruyff.

A la vez escuchando música con mi otro ídolo, el maestro de la poesía y de las letras imposibles.

Ayer, por sorpresa, me enteré de la muerte del futbolista que más me marcó en mi juventud, porque yo hubiera querido parecerme solo un poco a él.

Su debut con el Barcelona contra el Granada, aún lo tengo grabado en la memoria y ya han pasado unos cuantos años.

Era  el que conducía el balón como a mi me gustaría hacerlo, el que lo pasaba y el que sacaba un destello diferente cada vez que surgía esa magia que llevaba en las botas.

Era como el decía (comparando a Messi y Ronaldo) el futbolista total, no un buen goleador que eso es otra cosa, era el que solo con su presencia en el campo daba alas a sus compañeros, y a todos los hacia mejores de lo que eran en realidad.

Era, es y será Johan Cruyff, mi ídolo, mi espejo como futbolista, el futbol en persona.

Descansa en paz, flaco.

El charnego

Esto es lo que hay. Perez Reverte escribe sobre lo que pasa en este país y me solidarizo con todo lo que dice en este comentario. Quien no lo quiera ver que no lo vea. Y sí, es cierto, quienes lo llaman charnego no somos los españoles, son los catalanes de pura raza.... 
"Durante uno de los últimos debates de investidura brilló con luz propia una nueva estrella parlamentaria: el diputado Gabriel Rufián, de Esquerra Republicana de Cataluña. Nieto de un albañil de Granada y de un taxista de Jaén, el joven independentista, nacido en Santa Coloma de Gramanet, milita en un catalanismo radical del que se nutrió toda su intervención en la tribuna: un discurso a medio camino entre la retórica de Paulo Coelho y el humor de Tip y Coll; con el detalle terrible de que allí, en el Parlamento, el joven diputado catalán estaba hablando en serio. O lo pretendía. Para definir el estilo y al individuo, nada más exacto que el comentario publicado en La Vanguardia por el periodista Sergi Pàmies: «Una…

Jartito (también tenemos idioma propio)

Imagen
Ya no aguanto ni un minuto más con el rollo este del fútbol, o mejor dicho, con lo que rodea al fútbol.

Te pones a ver partidos o a escuchar radios o a leer periodicos y la primera impresión que me da es que no existe la más mínima posibilidad de que la objetividad sea el centro del debate.

Aquí cada uno tira para su lado como si les fuera la vida en ello.

Hombre, ya sabemos que les va el dinero que es más o menos la vida para ellos.

Pero a lo que iba, la diferencia de opinión es tan sublime que es difícil de entender. 

Cristiano no puede ser un tronco y fabuloso a la vez,

Piqué no puede ser gilipollas para unos e inteligente y ocurrente para otros..

La patada del de tu equipo con la patada del del otro tiene que ser juzgada de la misma manera, no justificando lo tuyo y masacrando lo del contrario.

Estás viendo un partido de un equipo y se le justifica todo en absoluto, lo del otro, que hace exactamente lo mismo es causa de critica atroz y salvaje como si no quedaran minutos para decir las ba…