En fin...



Salgo de casa. Son las 5 de la tarde y voy a llevar a mi nieto Guille a un cumpleaños de un compañero del cole.

Deberes de abuelo.....

Nos vamos andando a la Alcazaba, ya que se ha puesto de moda en cuanto llega el buen tiempo celebrarlos al aire libre.

Bonito sitio, bueno ahora no. Me explico.

Con motivo de la celebración (dentro de poco) de la fiesta que se creó como consecuencia de unas declaraciones de nuestro antiguo alcalde, la llamada fiesta de los palomos cojos, que nos está haciendo a Badajoz famosos en el mundo entero... bueno, pues por esto se ha vallado todo con alambres y espinos, se han puesto hierros, mostradores y cosas de estas a montones, en fin , que aquello en lugar de una pradera de hierba parece la feria de San Juan.

El sitio es precioso y con vistas de Badajoz únicas. Yo no voy mucho por allí, más que nada porque me muevo menos que una lombriz.

Un pinar precioso, con arboles muy grandes y sus sombras correspondientes.

Pues allí que nos fuimos.

Mientras duraba la fiesta, que duró cuatro horitas de sesenta minutos cada una,  allí estuvo el abuelo que se divertía mirando y observando todo cuanto sucedía a su alrededor.

Ahora me siento en este banco, ahora un paseito, ahora me vuelvo a sentar, en fin, lo normal para que pase el rato.

Empiezan a llegar jovencitos con sus hielos, sus baños de plástico, para meter esos hielos con sus latitas de productos refrescantes de todo tipo, hacia calor y me hubiera tomado una con mucho gusto. 

Pero no me invitaron.

Más gente, con perritos de todo tipo, grandes, pequeños y de todos los colores.

Vienen a mear y cagar. Principalmente.

Con absoluta normalidad siguen llegando más chavales. Se sientan en la hierba, se dan sus magreos sin pudor (no tengo nada en contra), y con sus botellitas y chucherias pasan la tarde agradablemente.

Lo que no saben es que en el sitio en el que retozan con gusto, acaba de mear el perro gordo y grande de un chaval, que entre las muchas zonas por las que va limitando su territorio con sus meadas le ha tocado esa.

Y en el árbol en el que se apoya otro para leer un libro, ha dado la vuelta al mismo con la pata levantada y regándolo abundantemente.

Da gusto ver ese amor por los animales, es que es tan abrumador que ni huelen sus heces y orinas, es más, se sientan encima de ellas como si fuera un gustazo hacerlo.

De repente hay casi más perros que personas. Que bonitos, que graciosos, como corren entre nosotros con la felicidad de ver como sus dueños disfrutan de su libertad absoluta.

No me extraña que haya tanto césped. Está muy bien abonado. De mierda. 

Y la gente tan feliz. 

Y yo meándome y no hay ni un servicio público en todo el prado. 

¿Y si meo detrás de un árbol?. No, que seguro que me echan una bronca.

A todo esto, el sábado, es decir mañana, aquí al lado de mi casa, también habrá meadas de todo tipo, no de perros, de chicos/as de la fiesta de los palomos cojos o fiesta gay de las mejores del mundo mundial.

Es que no os imagináis como es, es una muestra de la libertad que hay en este país y que no saben valorar por ahí fuera. No dejéis de venir a traer perras, merece la pena sentir en vuestras carnes unas jornadas de amor, comprensión y progresismo a tope. Sin distinción de sexo alguno. Una maravilla.  

Placer inmenso el salir a dar un paseo, y ver todo tipo de  aparatos excretores apuntándote directamente y regando de orina tu calle.

Un poquito de olor raro, pero soportable, teniendo en cuenta que nos convierten en dos días en el centro mundial de la libertad sexual y de la otra.

Comentarios

  1. Que bueno, Paco. Hay ya mas perros que niños, son mas baratos, si no te gustan los devuelves y no estudian.
    Eso si, si te pillan meando a ti se te cae el pelo, a ellos nadie les dice nada.
    Muy bueno, amigo Paco.
    Yo estuve el dia en que nos conocimos alli, me ustó mucho y me expñlicaron lo de la fiesta gay. me pareció curioso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos