Ya sólo me queda uno

Recuerdo mi habitación con el póster gigante de mi ídolo. De Johan Cruyff.

A la vez escuchando música con mi otro ídolo, el maestro de la poesía y de las letras imposibles.

Ayer, por sorpresa, me enteré de la muerte del futbolista que más me marcó en mi juventud, porque yo hubiera querido parecerme solo un poco a él.

Su debut con el Barcelona contra el Granada, aún lo tengo grabado en la memoria y ya han pasado unos cuantos años.

Era  el que conducía el balón como a mi me gustaría hacerlo, el que lo pasaba y el que sacaba un destello diferente cada vez que surgía esa magia que llevaba en las botas.

Era como el decía (comparando a Messi y Ronaldo) el futbolista total, no un buen goleador que eso es otra cosa, era el que solo con su presencia en el campo daba alas a sus compañeros, y a todos los hacia mejores de lo que eran en realidad.

Era, es y será Johan Cruyff, mi ídolo, mi espejo como futbolista, el futbol en persona.

Descansa en paz, flaco.

Comentarios

  1. Grande el flaco... para mí uno de los mejores de la historia del fútbol, quizás el más completo e inteligente... Descanse en paz y gracias por todo lo que dio al fútbol moderno. Sin él, posiblemente, este deporte sería otra cosa... Gracias Paco por el recuerdo... Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Porque recordad a Johan es recordar aquella juventud nuestra, aquellas paginas de Don balon cuando nos pedian pesetas para tener divisas, cuando todos tenian oriundos y al fichar nosotros a uno nos lo denegeraon, cuando denunciamos a los demas y se llegó a un acuerdo. Son recuerdos de un 0-5 inolvidable, son recuerdos que se agolpan y dan ganas de llorar, por Johan que se va y porque se nos van tantas cosas dia a dia. Un abrazo, Paco

    ResponderEliminar
  3. Yo me hice culé al ver que aquel tipo flaco y espigado jugaba a "otra cosa" distina, que poco tenía que ver son el fútbol rústico, picapedrero y saturado de testosterona al que estábamos acostumbrados.
    Era la elegancia hecha futbolista. .
    Su conducción del balón y sus imprevisibles cambios de ritmo y frenadas en seco hacían que su juego estuviese más próximo al ballet que al fútbol.

    D.E.P.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, todo un plcer verlo jugar y yo lo vi en directo varias veces.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

¡Viva España!

De vez en cuando la vida...