Mi Policía Local



No creo que sea una cuestión personal.

Pero tengo que contar los tres últimos acontecimientos que he sufrido con nuestra Policía Local.

Tengo que aclarar que a lo mejor he tenido mala suerte con los hechos y las personas que me han tocado sufrir, pero todo empieza un día que me llaman a casa a la hora de comer y me ordenan que baje inmediatamente a la calle, pregunto que para qué y me contestan con voz de arriero que o bajo o………

En fin, bajo a la calle, supongo que con cara de mala hostia por el coñazo, y me encuentro al lado de mi coche a dos policías jóvenes y a otro joven,  dueño del coche que está delante del mío.

Así de sopetón me encuentro con la sentencia.

Ya se había realizado el juicio y el fallo había sido el de culpable, resultando que yo al aparcar le había hecho un rozón al coche, rozón que había que verlo porque era de una insignificancia tal que el haberme hecho bajar para eso ya era un delito. Pero sin máquinas ni nada, estaba a la altura exacta de otro que yo tenía, por lo que estaba claro que mi arañazo, uno de los cientos que tengo en el coche coincidía exactamente con el del otro actor. Mientras más mala hostia se me ponía, más mala hostia tenia uno de los policías, dando continuamente la razón al otro señor, en fin, que en un momento de lucidez por mi parte, accedí al parte amistoso y con tal de que me dejaran comer y como paga el seguro, desistí de mi mala hostia y a comer. Asunto olvidado a los dos o tres días después de algunos cabreos internos.

Pocos días después voy a coger el coche, y coño, que no aparece.

Juraría que lo he dejado en la puerta de casa. Nada, que no está. Llamadas a la Policía para denunciar la desaparición, y al final no fue un robo, lo había cogido prestado la Policía Local, se lo había llevado a su garaje y por 63 euros te lo devuelve rápidamente, le digo al guardia del sitio que no me han dejado papel alguno indicando la retirada por la grúa y que me enseñe la foto de cómo estaba el coche de mal aparcado y me contesta que para papeles está el Ayuntamiento con lo que deben. Todo esto con cara de sacar la pistola y pegarme dos tiros por atreverme a semejante petición, total que me largo con el rabo entre las patas con la intención de escribir una reclamación, pero no, como siempre, calladitos y pa casa.

Y ya la última, este sábado pasado, se celebra en Badajoz un espectáculo, el de los palomos cojos, cuyo nombre viene de la ocurrencia de nuestro ex alcalde al decir en unas declaraciones que en Badajoz no había palomos de estos y a partir de ahí y tras salir en la tele, dijeron: “Que no hay en Badajoz, pues todos los años van a ir pallá los de toda España”. Y aquí que vienen por estas fechas.

Llego con mi coche después de dar cinco vueltas sin poder aparcar y mira por donde mi calle que está vallada para que no se pase por allí y a diez metros de la vallita, enfrente mismo de la puerta de mi casa, un aparcamiento, los ojos se me abren como platos y me bajo a quitarla para aparcar. Luces y claxon a mis espaldas, quien será el gilipollas este, pensé yo, pues nada que era un coche de la Policía Local, voy hacia él y le digo que vivo allí y que como puede ver hay un aparcamiento frente a mi casa y que lo quiero utilizar para no seguir dando vueltas como un gilipollas.

-“Porque hay que ver como tienen el trafico los palomitos.” Dije.

Joder, fue decir esto y montar en cólera el señor policía, y tras decirme que no era una palabra adecuada y que poco menos que era un insulto, me recuerda que es una fiesta que se conoce en toda España, que sale hasta por televisión, y que si me jode, que a joderse tocan. Y que no se me ocurra tocar la valla, que la valla se toca si él lo dice, solo si él lo ordena, y que ahora mismo la ponga en su sitio y que no se pasa porque a él no le sale de los huevos. Estoy siendo suave, porque vosotros no le veis la cara, acojonaba que te cagas.

Así que allí estábamos un policía de unos cuarenta años poniendo verde a un tío de sesenta que no sabía ni dónde meterse, humillado, acojonado y sin poder decir ni media palabra no fuera a ser que me diese un par de hostias. Nunca pensé que mi acción fuera de tal gravedad.
Pero, en otro momento de lucidez y recordando que una de sus frases fue la de “la valla solo se quita con mi permiso”, le pregunté con cara de sumiso total: “Bueno, ¿me da usted permiso para quitar la valla y aparcar? Es que estamos parando el tráfico y hay una cola de coches que no  vea.
Esto último me lo podía haber ahorrado, porque ya lo que salía por esa boca era de vergüenza ajena, que él paraba el tráfico y lo ponía en marcha cuando quería que para eso mandaba allí, todo esto en tono desgarrador, para que lo escuchase bien el personal, y con el mismo tono, me dijo:
“Ahora que me ha pedido el permiso, móntese en el coche, póngase el cinturón y cuando termine de aparcar vuelve y pone la valla en su sitio, y que no vuelva a ocurrir porque le meto una multa que se caga.”
El tío se larga con su cochecito y su compañero, que el pobre no dijo ni pío. Para mí, que estaba tan acojonado como yo de lo que estaba viendo.

Yo aparco mi coche en frente de mi casita, nervioso, impotente y hasta con ganas de llorar.

Pero la valla la va a poner en su sitio su puta madre.


Como veis,  con estos señores, no necesito enemigo alguno.

Comentarios

  1. Joder Paco, no sabía que eras tan mal ciudadano, pero como se te ocurre montar todos esos pollos? No sabía que me "ajunto" con gente como tu.
    Si llego a ser yo ahora mismo estabas en el "trullo".

    Desde luego, es que no sabes disfrutar de la democracia, jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os juro que es verdad todo lo que cuento. Ya me dijo Antonio que tenias cara de poli.

      Eliminar
  2. Jajaja, Paco, suena gracioso porque lo cuentas con gracia, pero es para estar hasta los huevitos. lo de los palomos nos lo contó la guia. Mas de uno dijo palabras irreproducibles y yo pense(sin mala intencion): pues si vienen todos dara gusto estar por aqui esos dias. Pero me lo callé, que aqui te acusan de lo que sea cuando menos te lo esperas.
    menos mal que tenemos un sitio para desahogarnos. Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  3. Si ríete, que en esos momentos me gustaría haber sido Rambo pa explicarle las cosas al señor guardia. Es para escribir al alcalde y contárselo, pero ya sabes, lo mismo te encuentras con otra sorpresita y será mejor dejarlo así.

    ResponderEliminar
  4. Ten mucho cuidado con la poli, Paco: nunca ha sido tan peligrosa como ahora. Y como lo va a ser.

    Es la policía de "ellos", no de nosotros, que sólo estamos para pagarla.

    Lo que vio Kubrick en "La Naranja Mecánica" ya es realidad: la hez de la sociedad se ha integrado en el Sistema como sus perros guardianes. Y peor cuanto más jóvenes son: lo de los nacionales ya es escandaloso.

    Intenta no darles lugar a que te muerdan. Lo harán con sumo placer.

    Ni los mires, ignóralos.

    "A los monstruos no mirar..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia me parece que es así. Una pena, porque a los que hay que tratar a palos es a los delincuentes, al currito de a pie hay que tratarlo con educación, por lo menos de inicio. Ya era hora que pasases por aquí. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Es lo que tiene dejar nuestra seguridad en manos de cenutrios con carnet.
    Algunos (ojo no se puede generalizar, también los hay que te tratan con educación) se comportan de manera que avergonzarían al mismísimo "Harry el Sucio". .
    Los "casting", especialmente para Policía local, parece que siguen en todas partes el mismo patrón: garrulo con escasa formación, carente de empatía con el ciudadano y con peligrosa tendencia al abuso de autoridad y el gatillo "fácil".
    En Santander, hace años, "colocaron" en la poli local a varios "ultras" reconocidos.
    Uno llegó a esposar a un ciudadano que lanzó una bola de nieva a una estatua ecuestre de Paquito.
    No te lleves mal rato que no es más que un reflejo de la "mediocridad" imperante (a todos los niveles), que nos toca padecer en esta España de hoy en día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te copio tu última frase. Joder, no se puede expresar mejor lo que hay. Gracias.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos