Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2013

Gracias, Dios mio

Toca desayuno. Las diez de la mañana menos un minuto. Como casi siempre. 
Hemos cambiado de destino, ahora tras la fuga del dueño del último bar de desayuno, vamos a una churrería, muy cerca de la oficina.
Como estamos en época de vacaciones, solo vamos Paco y yo, o sea, los dos Pacos.
Cuando entramos en el bar nos colocamos en la barra al lado de un señor mayor, al que mi compañero le dirige la palabra:
- “Buenos días Manolo”
- “Hola Paquito” le contesta el señor.
Los setenta ya no los cumple, se está tomando un café con un churro y tiene una cara agradable.
- “¿Cómo estás? Le pregunta Paco
- “Bien, con un dolorcito aquí en la espalda……”
Poco más hablaron, el señor termina su desayuno y se despide muy afectuosamente de mi amigo.
- “Hasta otra Paquito”
- “Adiós”, le contestamos al unísono.
Seguimos con nuestro desayuno, y estuvimos un rato sin decir ni pío, como cuando dicen que ha pasado un ángel o algo parecido.
Hombre que yo esté callado es fácil, pero que Paco se quede mudo, es difícil de cons…