Cosas de la edad....



Estaba sentado en casa, pensando en no sé qué, y de repente se me vino a la mente el cómo conseguir jugar al fútbol en un equipo de categoría. Ese no era otro que el CD Badajoz. Había acabado los infantiles jugando en el Racing, un equipo malillo, pero que llevaba con ilusión un señor que se llamaba Alejandro.

Ni qué decir tiene que mi padre no iba a mover un dedo, ni llevarme de la mano para conseguirlo, si lo quería lo tenía que hacer yo solo.

Tenía suerte, el entrenador de los juveniles del Badajoz, vivía justo enfrente de mi casa, solo nos separaba un patio de tierra en el que nos echábamos los mejores partidos del siglo.

Sólo había un problema, este señor, Julio se llamaba, llegaba muy tarde de entrenar a su equipo. Vamos, que antes de las doce de la noche no aparecía con su Renault 10 verde, (todavía me acuerdo de la matricula).

Era el mes de Agosto, con mucho calor y nosotros estábamos en la calle hasta después de las once seguro, solo había que aguantar un rato más.

Así, que una vez todos los amigos en sus casitas cenando, yo me quedé sentado en la acera, al lado de donde aparcaba siempre el entrenador del equipo de mis sueños.

Tenía 15 años y el vicio que yo tenía de futbol no se lo recomiendo a nadie. No había nada que me gustase más en este mundo. Las pizarras del Instituto eran campos de fútbol en los que yo me jugaba cuatrocientos partidos diarios. Era algo increíble.

Mientras pensaba en cómo sería un equipo serio, con entrenamientos y todo, vi aparecer el coche de D. Julio y los nervios se apoderaron de mí como si estuviera ante la cita más importante de mi vida.

"¡Buenas noches!" Me costó trabajo decirlo.

"¡Qué quieres niño!" Nada agradable, con voz de guardia. Después supe que era Policía Nacional.

"Quería preguntarle cómo puedo fichar por los juveniles de………."

"Eso, te vas al club y se lo dices a los que estén allí."

Me quedé más planchado que una camisa de mi padre, no sabía si llorar o qué. Joder, que decepción. Esto se está poniendo difícil.

Pero, qué pasa? A mí no me para un viejo de estos para conseguir lo que quiero. Mañana me voy al club y me apunto.

Y allí me planté. A primera hora de la tarde, por si se acababan los números. Recuerdo que era viernes y me atendió un señor mayor, Ángel Soto se llamaba.

Era lo contrario del Policía.

"Hola chaval! ¿Qué quieres?"

"Pues mire, que ya soy juvenil y quería jugar con su equipo….."

"Perfecto, mira, pasado mañana tenemos una prueba en el Vivero (estadio del Badajoz) vete a las 10 de la mañana y hacemos un partidillo. ¿Puedes?"

Joder que si podía, y para jugar en la hierba, me cago en diez, ya no duermo ni hoy ni mañana.
Total que a pesar de todo, llegó el domingo. A las seis de la mañana tenía los ojos como platos, y las diez no llegaban ni haciendo fuerza.

Pero llegaron, no quedaba otro remedio, así que me presenté con mis botas de tacos que me habían echado los Reyes ese año y brillando como dos estrellas, del betún que les había dado para que goleasen mejor.

Una vez acabado el partido. D. Ángel no me dejó salir del campo.

"¿Cómo te llamas?"

"Me llamo Paco Vivas."

"Bueno Paquito, mañana lunes te quiero a las cinco en el club, ¿Vas a ir?"

¿Que si voy?  Ahora mismo me iba yo a firmar lo que fuera.

Así que me fui a jugar al tercer equipo de juveniles del Badajoz, al que llamaban Betis Extremeño, porque D. Ángel  era el responsable del equipo y bueno, yo no sé porqué se llamaba Betis y no Badajoz C. Me daba igual.

D. Ángel, era camarero, así que él no nos podía entrenar  por los horarios y lo hacíamos con el Policía, el Sr. Julio, que se juntaba en los entrenos con los dos equipos, el suyo y el mío.
Pero el domingo quien nos dirigía era D. Ángel.

Pasó el año, y resultó que el Betis era un equipo muy apañadito, con gente que jugaba bien al fútbol y que nos clasificamos muy bien y D. Ángel estaba más contento que unas castañuelas con nosotros.

"Ya verás Paquito, al año que viene que sois todos más mayores nos vamos a pasear….."

Pero mira por dónde que el entrenador del equipo A, si, el policía, me llama y me dice que quiere que juegue el año siguiente con ellos.

Por un lado D. Ángel, buena gente, agradable conmigo desde el principio, me trataba como a los dioses, pendiente de todo lo que necesitaba durante todo un año. Por otro, el poli grosero, el que me despreció la primera vez que hablé con él.

Pero su equipo era mejor, hasta jugaban los jueves contra el primer equipo en los entrenamientos, y en el césped, y tenía que decidir….

"¿Te quedarás con nosotros Paquito, no? Que este año nos salimos……."

Pero no, me fui con el policía, me pudo la ambición y abandoné a quien no tenía que abandonar.

Tenía solo 16 años, y ya empezaba a meter la pata.

Hoy, 40 años después, todavía me arrepiento.

Lo siento.

Comentarios

  1. Muy buena historia Paco.
    Ves preparando el libro para cuando te jubiles.

    En la vida no hay que arrepentirse de nada. Solo mirar palante y apechugar con lo que venga.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguelito, muchas gracias.

      Eliminar
  2. Repito: Preciosa historia, Paco. Eramos tan jovenes, nos queriamos comer el mundo y te pusieron en una bandeja un capazo de sueños, y tu querias soñar.
    Luego, tras equivocarnos mucho, aprendemos de esos errores, y cuando ya sabemos,apenas nos quedan errores que cometer, pero nos acordamos de aquellos.
    Me encanta leerte. Un abrazo

    Te dejo un hilo nuevo. Que no estamos tan mal
    http://unblogmuycule.blogspot.com.es/2013/01/en-la-salud-y-en-la-enfermedad.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo contado es casi la realidad, me acuerdo perfectamente.

      Eliminar
  3. Solo por joder un poco, Paco...¿desconoces los guiones y las comillas?

    El relato pierde ritmo por esa razón, uno tiene que volver atrás por si hablas tú, o el poli, o sigues narrando...

    Está muy bien...¡pero puntúa, cachocabrón!

    Más en serio: me ha gustado. A pesar de aquello se entiende lo que quieres decir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te parece, uno de la EGB corrigiendo a uno del Bachillerato y las Revalidas. Pero, tienes razón, y como la tienes, pues eso.

      Eliminar
  4. Joder Paco ....ahora ya entiendo mejor tus amarguras derrotistas!!! siempre hay un porque! =)

    Menuda mierda de verdad, la historia esta genial y en cierto sentido hasta compartimos un pasado similar, mi caso fue distinto, pero tambien por cosas de la vida se jorobo mi oportunidad fútbolera (cosas de venir de una famila que no lo veia con buenos ojos, que se yo)

    es una pena de verdad, pero como dice MA, a lo hecho pecho ya no tiene remedio no le des mas vueltas..=)

    un abrazo y cuidese..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las cosas de esta vida tienen su explicación. Un abrazo

      Eliminar
  5. Me parecía estar leyendo la historia de mi hermano.... de él me viene mi pasión por el fútbol y por el Barça.
    Bonito artículo Paco.
    Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que casi todos tenemos historias parecidas. Gracias por comentar, hacia tiempo que no te veía.Un abrazo.

      Eliminar
  6. Paco,
    Esta noche que ? palmamos ?
    Ojalá me equivoque pero creo q están preparando una final madrileña, de ahí el arbitraje contra el Valencia en la ida ......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta noche, como casi siempre, el Barça demostrará, otra vez, quien es el amo de todo esto.

      Eliminar
  7. Muy bueno Paco, algo de todo eso me pasó rozando entonces, y breves recuerdos me han traído tus palabras (se me había olvidado lo del Betis... y creo que vestíais igual -verdiblanco-). También he recordado cuando iba con Papa a verte jugar (ya en el Badajoz de tito Julio -otro tito-) en el vivero de hierva. Y no olvido lo orgulloso que estaba D. Francisco Vivas de su hijo, ahora me viene a la mente algunos de sus comentarios, como cuando tirabas un corner y decia: -¡¡Pero si es medio gol!! ¿como es posible que nadie sea capaz de rematar esa pelota?... y así te podría contar muchas cosas más. No pienses que te equivocaste, puede ser que si no lo hubieras hecho ahora estarías escribiendo sobre la oportunidad perdida de subir al primer equipo juvenil... ¿o no?. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay Jose!¡Ay Jose!, gracias por recordar, yo eso no lo sabia.

      Eliminar
  8. Amigo Paco, en mi blog cumplimos 100 dias y Bafumet, nuestro comun amigo me ha escrito un articulo sobre balonmano, el que sabe mucho del tema.
    Si te apetece pasarte, alli te espero.

    http://unblogmuycule.blogspot.com.es/2013/01/el-titulo-mundial-un-punto-de-inflexion.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos