FUNCIONARIOS y parásitos.



Mi defensa de los funcionarios sobre el recorte que vienen sufriendo en sus carnes sigue siendo furibunda, pero tengo que hacer una serie de aclaraciones para que esto no parezca una opinión parcial e interesada y sobre todo apartar el corporativismo de nuestro lado.

Lo primero de todo es que hay que diferenciar entre funcionario (trabajador público) y el otro (parásito publico).

El gran merito del primero es trabajar todos los días sin bajar los brazos aún viendo lo que ve a su alrededor cada jornada de trabajo. Porque trabajar, dar todo lo que puede y en muchos casos más, para que las personas que nos necesitan tengan la seguridad de que sus pretensiones se van a realizar, viendo a los otros (parásitos), tocándose los huevos, tiene un mérito añadido.

La administración del Estado y Autonómicas, necesitan una reestructuración a fondo. Necesitan que alguien coja al toro por los cuernos y que se acabe de una vez por todas esa seguridad de que aunque no se haga nada de nada en cada jornada laboral, se tenga el puesto de trabajo asegurado de por vida.

 Necesita que se ajuste el numero de trabajadores a las necesidades reales de cada grupo de trabajo. No se puede dotar con cuatro personas cuando hay trabajo para dos, ni por supuesto lo contrario. Pero por desgracia esto está sucediendo, y en muchos sitios.

Pero estamos ante una empresa, en la que se premia fundamentalmente la "titulitis" y sin embargo no se tiene en cuenta en casi ningún momento al que hace las cosas bien. Así, tenemos los jefes que nos merecemos, titulados superiores, que en su mayoría no han conseguido trabajar en su profesión, y no creo que haya sido porque el sueldo de la administración le haya llamado la atención. De otra parte, el gilipollas de turno, que hasta puede que no pueda pasar de auxiliar en su vida, es en realidad el que lleva toda la carga de trabajo, eso sí, recibiendo el calificativo cariñoso de los que constan como compañeros de trabajo, pero que no lo son. Eso de que "eres un gilipollas" y "parece que vas a heredar esto", simplemente ganado porque trabaja y cumple con su obligación, son mucho más comunes de lo que se pueda imaginar.

Por desgracia, la imagen que queda fuera, en la calle, por lo general, no es la de que te han solucionado el problema, lo que quiere decir que has encontrado al funcionario, no, la imagen es que antes o después te has cruzado con alguno de los otros, y claro, eso es lo que cuentas en la calle. Así que pienso, que después de cuarenta años en esto, la gente tiene motivos suficientes para pensar mal de nuestra gestión y de nuestros hábitos.

Por eso, y por muchas cosas más, sigo pensando que se está martirizando al funcionario, pero al funcionario de verdad, al otro, al "parásito" se le está premiando, ya que el hecho de seguir entrando en nomina, por pequeña que sea, es un premio demasiado grande para ellos.

De hecho, el cuerpo me pide guerra, me pide tirarme a la calle a proteger los derechos de todos esos que se esmeran por realizar su trabajo o que incluso van por la tarde con  44 grados de los extremeños, a la oficina sin cobrar un duro de más para terminar su trabajo, y todo porque alguien no sabe desde arriba organizar como debiera la carga de trabajo, o en su caso, porque los "compañeros" del gilipollas de turno, como mucho hayan estado sentados en la mesa toda la mañana pero sin mover un solo papel. 

Y la verdad, solo pensar que a mi lado, en la protesta, vaya uno de estos, me quita las ganas, es más hasta me alegra que nos bajen el sueldo. 

Así que para terminar. Sí, el poder adquisitivo de los funcionarios se está reduciendo día a día, y de una manera escandalosa, eso es cierto, pero deberíamos decirles a los que no cooperan para nada que no salgan a la calle, que tengan vergüenza y que si salen, me voy a llevar un cartel con un dedo acusador, en el que se diga: "Este de aquí, este no es funcionario, vive del trabajo de los demás".

Al que se enfade, si quiere, se lo vuelvo a repetir al día siguiente en su cara, bueno, o cuando lo vea por la oficina.

Al otro, al que funciona, al que cumple con su obligación, a ese que se está defenestrando continua e injustamente, que no les importe que le digan gilipollas, yo les doy las gracias porque son los que consiguen que esto funcione a pesar de los otros.

Comentarios

  1. el que no sea parasito que tire la primera piedra(pero que la pague EL) ,no españa

    ResponderEliminar
  2. bufalopepe@hotmail.com.
    63 y eso es lo que pienso y lo que percibo a mi alrrededor

    ResponderEliminar
  3. A Kind of Magic23/10/12 0:28

    Paco,
    llevo una temporada muy muy movida, eso sí, pude hacer algunos días sueltos de "vacaciones" ;-))
    No había visto este artículo y me encanta!!

    No soy funcionaria, pero a menudo tengo q tratar con ellos. Y da la casualidad q no conozco a demasiados parásitos enchufados de esos q tienen un morro q se lo pisan!! La mayoría son de los otros.

    Otra cosa son los muchos cargos de confianza, amiguetes, etc... puestos a dedo q no cumplen con su trabajo.

    Me tocaste la fibra,... estoy muy mosca con todos estos temas!!

    Buenas noches!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9/6/14 16:17

    La inmensa mayoría trabaja más estando de huelga (sostener alguna pancarta, andar, gritar de vez en cuando) que "trabajando". Pero nada, nada, ya se sabe que lo suyo es vocación (de vivir del trabajo de los demás) y más roban los políticos. EN fin.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos