Vuelve la burra al trigo...



Mucho me temo una próxima reducción del gasto público a cuenta del minisueldo de los funcionarios.

Digo esto porque tal y como expreso en el titulo de este articulo, vuelve a ponerse encima de la mesa el acoso y derribo, si es que se puede derribar más, de la honestidad y profesionalidad de los funcionarios, el primer problema de la crisis.

Unas declaraciones de un alto cargo de la Administración Pública (funcionario, por cierto, de los que cobran lo que no cobra la media de los de este país) vuelven a poner a tiro a todos nosotros.

En estas, reduciendo al mínimo la expresión para comunicarnos que de nuevo vamos a ahorrar unos cuantos millones a costa del trabajador del Estado, nos comunica que nos debemos olvidar del desayuno y de leer el periódico.

La frasecita de marras me hace pensar que este señor debe haber visto a muchos compañeros leyendo el periódico durante el trabajo y saliendo a desayunar más de lo permitido.

Ya sabe por donde tiene que empezar, y lo que tiene usted que hacer, ahora que es un jefazo, es perseguir a quien no cumple su horario, a trabajar en el transcurso del mismo, y sobre todo predique con el ejemplo, no vaya a ser que se tenga usted que auto expedientar.

Pero no meta usted a todos los funcionarios en el mismo saco, ya estamos hasta el gorro, hay muchos funcionarios que no salen ni a desayunar y además no tienen ni tiempo de terminar con lo que tiene en su mesa o en atender a las personas que solicitan sus servicios.

Mire, ya sabemos que son ustedes unos inútiles para poder arreglar la situación, situación que todos nosotros sabemos como se solucionaría, pero claro, lo más fácil es primero poner a parir a los empleados públicos y después atracarnos nuevamente con otra bajada de sueldo.

Y lo tienen fácil, porque a fuerza de repetir siempre lo mismo, saben que los funcionarios no tienen ninguna fuerza para rebatir sus decretos, saben que sabemos que no podemos salir a la calle porque a lo peor la gente nos apedrearía.

Tenemos colgado del cuello el letrero de vagos, aprovechados y maleducados, entre otros muchos.

Y ahora usted, un compañero de trabajo, imagino que no sale a desayunar ni lee el diario en su despacho, (porque si no seria la releche), nos vuelve a echar a los pies de los caballos con el fin de que todo el mundo piense que es verdad, que ya está bien de tanto funcionario y que si hay alguien que debe pagar por sus pecados deben ser los chupatintas (acepción muy común también).

Dedíquese usted a perseguir a quien no cumple, pero deje ya de generalizar, que lo único que consigue es cabrear al personal en exceso, a nosotros y a los emprendedores y privados varios, que ya empiezan a repetir la frasecita de marras de que son ellos los que nos pagan, si, esos que cuando vamos a sus negocios no nos cobran nada por sus servicios, algunas veces penosos.

Los mismos que están subvencionados hasta las cejas (subvenciones que le tramitan los funcionarios) mientras nosotros nos vamos de rositas sin pagar ni el IRPF.

Esto es para mearse.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Paco, estoy totalmente de acuerdo contigo, es una vergüenza lo que se está haciendo en este país de mierda con los empleados de la administración pública, y la manía de los políticos de generalizar para todo menos para lo que a ellos se refiere. Cuenta con mi apoyo y solidaridad...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos