¡Que ilusión madre mia!

Hoy me han mandado un email que me ha traido recuerdos de la infancia. Me ha hecho recordar momentos de los 9 o 10 años, cuando estabamos esperando la llegada del encargo que mi madre hacia a Ultramarinos Alfaro. Siempre pedia una caja de La Casera, la gaseosa de toda la vida, y nada más ver venir al muchacho que las traia en el carro de dos ruedas, ya estaba yo abriendo todas las caperuzas para sacar los cromos de la Liga de fútbol.

El premio que más deseaba era, logicamente, el balón de reglamento que te regalaban una vez que terminabas la colección. Maldita sea, el escudo del Zaragoza costaba Dios y ayuda que saliera y hasta que no lo hiciese no habia balón ni ná.

Pero llegó el momento, salió el maldito y nada más pegarlo, a recoger el premio. Recuerdo que habia que ir cerca de la cárcel nueva a por él, te ponian un sellito en cada una de las paginas y te devolvian el album, pero allí a lo que ibamos era a recoger nuestro balón oficial, ese que olia a cuero y que nos hacia sentir futbolistas de verdad con balon de verdad. Ese que ibamos a cuidar con su grasa de caballo después de golpearlo salvaje y repetidamente hasta que nos dejasen estar en la calle, ese que no sería el último ya que casi teniamos otro album a punto de terminar, ese que nos hacia felices infinitamente, ese que daria vueltas y vueltas, hasta que un día se rajase de tanto usarlo, ese que nos hacia sentirnos cansados a la hora de dormir, ese que en definitiva era simbolo de amistad y camaraderia y que iba prestado a todos lados.

Pues como decia al principio me han mandado un enlace a ese album de futbolistas de la epoca y que yo lo dejo aqui para quien quiera verlo, para quien quiera recordar lo que era la felicidad en esos dias añorados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos