DON MANUEL

Sabido es que tengo todas las dudas del mundo sobre la existencia de Dios, aunque como digo siempre, me gustaria que existiera y no nos dejara a más de uno irnos de rositas para el otro mundo.

Sin embargo, cuando conozco a ciertas personas, la duda me corroe. Yo conocí a este señor hace unos cuantos años, y no sé porqué me cautivó desde el primer momento. Después he escuchado cosas de su vida y he tenido dos o tres contactos con él, los suficientes. Es entonces, cuando te encuentras con gente así, con esas convicciones tan profundas, con esa seguridad en sí mismos y con  ese dar todo sin esperar recibir nada, es cuando empiezas a pensar....

Manolo, para mí como digo en el titulo, Don Manuel, es una persona como otra cualquiera, pero es cura, cura de barrio, cura de cárcel, cura de ayudar a quien se ponga por delante y con un corazón más grande que él, que ya es decir.

Cuando habla, alto y claro, todo le sale de ahí dentro, bastaron diez minutos de charla con él para que captara el mensaje que yo le queria dar, y después, al rato me volvió a cautivar con su ternura y con su seguridad de darlo todo por los demás, aunque como él dice, sea tu enemigo.

Manolo,  Don Manuel es así, y a mí por lo menos me alegró la mañana, una mañana triste en la que su mensaje, como dije antes, me permitió dudar, me permitió pensar que cuando se actúa así en la vida es porque sus convicciones son tan fuertes que no puede equivocarse.

Te lo dije el otro día, de verdad, cualquier cosa que necesites me lo dices, por ahora, sólo deseo que ese miedo que tienes, ese miedo que me expresaste el otro día, llegue lo más tarde posible, y cuando llegue, alli estaremos para apoyarte y volver a darte las gracias, porque gente como usted y como espero, muchos otros, son imprescindibles en nuestras vidas.

Gracias, muchas gracias, cura.

Comentarios

Publicar un comentario

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos